Saltar al contenido
Vermicompostadores

Alimentación de las Lombrices

Alimenta las lombrices una vez a la semana

Comienza su dieta sólo con papel picado, cáscaras de frutas y verduras, bolsas de té y cafe molido… con el pasar de los meses tu ejercito de lombrices se multiplicara y podrás alimentarlas de forma más seguida, con mayor cantidad y variedad de alimentos.

Recomendamos comenzar con 500 lombrices ó más para reducir los desechos de una familia pequeña.

Las lombrices se multiplicarán según las condiciones del criadero: se reproducen al máximo mientras tengan suficiente espacio y comida, siempre y cuando no existan otros factores estresantes como frío, exceso de calor, inundación o muchas hormigas.

las lombrices son consumidoras de materia orgánicasobre todo en descomposición. En este sentido, son muy eficientes para devorar distintos tipos de alimentos ya sea en la naturaleza o en lugares acondicionados para ellas.

Como dato curiosos acerca de la alimentación de las lombrices, podemos decir que estos animales son capaces de enterrar su alimento. Por ejemplo, cuando las lombrices comen plantas o partes de estas, como las hojas, logran sujetarlas por el área más delgada y las llevan consigo hasta las galerías internas que han construido bajo tierra. Ahora bien, ¿qué comen las lombrices de tierra exactamente?

A continuación, te presentamos una lista de los alimentos que pueden comer las lombrices:

  • Frutas (conchas y pulpa).
  • Verduras (crudas o cocidas).
  • Legumbres (cocidas).
  • Broza del café.
  • Bolsitas de té usadas (sin etiquetas o materiales sintéticos, únicamente el interior).
  • Cáscaras de huevos trituradas.
  • Restos de comida (puede estar en proceso de descomposición, pero se debe verificar los alimentos que no deben consumir).
  • Hojas de las plantas (que no contengan insecticidas).
  • Trozos de papel, cartón o corchos (eventualmente y que no contengan colorantes o materiales sintéticos).
  • Cenizas y aserrín (que no contengan productos químicos).

Estos alimentos pueden consumirlos tanto en estado salvaje como en cautividad.

¿Cómo alimentar lombrices?

En los suelos presentes en la naturaleza, las lombrices consumen una gran variedad de la materia orgánica de estos lugares, sin embargo, tanto la forma del alimento como las condiciones del medio son importantes para que estas se desarrollen de manera apropiada y contribuyan eficientemente con la fertilización natural del mismo.

Existe una gran diversidad de lombrices de tierra, dos de las más conocidas son Lumbricus terrestris (lombriz de tierra común) y Eisenia foetida (lombriz roja californiana), las cuales se suelen tener para la producción de abono fértil. Si has decidido tener lombrices en casa con el fin de obtener materia orgánica útil para tus plantas, como por ejemplo lombrices californianas, es posible que te preguntes cómo alimentarlas. Así pues, tras conocer qué comen las lombrices californianas, y en general las lombrices de tierra, a continuación te presentamos aspectos importantes para tener en cuenta al momento de alimentarlas:

  • Suministra solo los alimentos que se recomiendan para estos animales.
  • Verifica que los alimentos estén a temperatura ambiente.
  • Corta en trozos pequeños cada uno de los alimentos, no agregues porciones grandes o enteras de estos.
  • Asegúrate de que los alimentos estén esparcidos por todo el espacio donde están las lombrices.
  • No entierres los alimentos ni los remuevas, las lombrices se encargarán de hacerlo.
  • Recuerda verificar siempre la cantidad de alimentos visibles en la superficie, de manera que, cuando estén a punto de acabarse, vuelve a agregar más.

Alimentos prohibidos para lombrices

Estudios han revelado que no todos los alimentos pueden ser dados a las lombrices, de hecho, ante algunos tipos de alimentos los niveles de reproducción y crecimiento de estas pueden verse afectados. Además, ciertos alimentos alteran la composición química del suelo, trayendo consecuencias perjudiciales para las lombrices.

Conozcamos los alimentos prohibidos si tienes lombrices:

  • Aceites y grasas.
  • Frutas cítricas (naranja, piña, tomate).
  • Cebolla.
  • Huesos y espinas.
  • Trozos de madera.
  • Semillas
  • Restos de plantas con hojas o cortezas muy duras.
  • Productos salados.
  • Productos con vinagre.
  • Materiales sintéticos (plásticos).